Blue escritora

Relatos de media noche

portada


Las manos le sudaban y se movía inquieta entre las sábanas. Ya no sabía diferenciar entre los sueños y la realidad.

Él llegaba con la mirada perdida, los ojos rojos, muy irritado. La agarraba por el cuello y las lágrimas empezaban a correr por su rostro mientras le gritaba que parara y el aire poco a poco abandonaba sus pulmones.

Despertó en medio de la noche para presenciar una escena pavorosa, incluso más terrorífica para ella que sus pesadillas. Desde su cuarto podía ver la silueta de un hombre en el balcón de la sala, no tardó en darse cuenta que era él, ese que alguna vez amó tanto, con una botella de cerveza en una mano y un cigarrillo en la otra estaba de pie en un rincón oscuro del balcón. "Borracho de mierda" era lo único que pasaba por su mente.

Pronto vendría, tambaleándose hasta la cama gimiendo, ahogado en licor y sudando como cerdo, entonces sus pesadillas se harían realidad otra vez, una y otra vez. No.

Se levantó despacio, casi podía sentir que flotaba mientras caminaba en dirección a la cocina; podía sentir el ruido de la carretera al otro lado de su ventana, el puente tiembla con el tráfico y el cuerpo de ella se mueve con el viento, como si realmente no tuviese voluntad sobre él, como hipnotizada.

En la cocina ve un sinfín de botellas tiradas en el suelo, todas vacías, se acerca para abrir la nevera y sacar una botella de Solera fría y se la toma casi entera de un sólo sorbo. 

Comienza a sentir unos pasos, hasta que lo ve parado en el umbral de la cocina, le está gritando, lo sabe porque ve cómo mueve los labios y las manos, pero no lo escucha, como si su mente bloqueara la voz de él...tampoco percibe ya su desagradable aroma, es como si fuese sólo una ilusión frente a ella, un reflejo.

De su bata de dormir ella saca el arma, y como si siguiera soñando, con una sonrisa en el rostro apretó el gatillo y por primera vez en años, en una escena que para otro sería aterradora, ella se sintió llena de paz.

Y despertó en medio de la noche, con las manos sudadas, para presenciar una escena pavorosa...

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: