Blue escritora

Recomendaciones de Wattpad

Escrito por blueescritora 15-04-2018 en Recomendaciones. Comentarios (0)


¡Hay tanto que leer en Wattpad! 

Entre todas las historias que puedes encontrar, aquí te iremos mostrando todos los meses algunas recomendadas por mí. Las historias de este mes son:

Sigue mi voz (en proceso): escrita por Cold_lady19

Trilogía Hermanos Hidalgo (disponibles hasta el momento #1: a través de mi ventana -completa- y #2: a través de ti -en proceso-) escrita por Cold_lady19

Ambrosía (en proceso): escrita por ValeriaDuval

El chico de la ventana del baño (completo y disponible también en físico): escrito por LadyReynolds

Criminal H.S (fanfic en proceso): escrita por Sky_love109

Wonderfuly (en proceso): escrita por carmenavoro

La voz del silencio (en proceso): escrita por Essential28


Banda sonora de: Avengers Age of Ultron

Escrito por blueescritora 15-04-2018 en Reseñas y ensayos. Comentarios (0)



Si eres fan del universo Marvel y te apasiona todo lo referente a la música, este ensayo es para ti...

En la segunda entrega de la película Avengers, traída a la pantalla grande como otra de las grandes obras del mundo cinematográfico de Marvel, fue dirigida por Joss Whedon, producida por Kevin Feige y musicalizada de la mano de Brian Tyler y Danny Elfman.

Los compositores Tyler y Elfman se encargaron de crear un repertorio nuevo, con un total de 29 canciones que fueron compuestas bajo los cimientos ya realizados por Alan Silvestri para la primera película de Avengers. Esto es un aspecto positivo ya que permite que la música de adapte completamente a esta nueva historia sin perder la esencia que ya habían logrado que caracterizara a estos héroes.

La película inicia mostrando el logo de Marvel Studios junto con una recopilación de imágenes de los comics que sirven de fondo en las letras. La musicalización de esta escena fue llevada con el tema original “The Avengers theme”, que de forma automática ambienta al público y fija una esencia y reconocimiento sobre los héroes ya conocidos.

Independientemente de dónde o cuándo escuchen esta melodía, quien haya visto alguna de las dos películas asocia sin dificultad que se trata de la entrada de Los Vengadores.

La lista de pistas musicales en la banda sonora de este largometraje se compone por: “Avengers: age of Ultron”, “Heroes”, “Rise together”, “breaking and entering”, “it begins”, “birth of ultron”, “ultron-twins”, “hulkbuster”, “can you stop this thing?”, “sacrifice”, “farmhouse”, “the vault”, “the mission”, “seoul searching”, “inevitability-one good eye”, “ultron wakes”, “vision”, “the battle”, “wish you were here”, “the farm”, “darkest of intentions”, “fighting back”, “avengers unite”, “keys to the past”, “uprising”, “outlook”, “the last one”, “nothing lasts forever” y finalmente “new avengers - avengers: age of Ultron”.

Como se aprecia en los nombres de cada pista, estos representan una situación o un personaje resaltante en la escena donde aparece cada una. La más larga de estas canciones dura 5 minutos (inevitability-one good eye) y la más breve tiene un tiempo de 44 segundos (Avengers: age of Ultrón).

Las melodías, instrumentos y compases utilizados en estas interpretaciones le brindan un aire épico de aventura que cubre y se adapta completamente a la imagen de todos los superhéroes involucrados, brindando además imponencia, emoción e incluso tristeza en las escenas correspondientes que se van mezclando entre sí durante toda la trama. 


Usos de la Música

Escrito por blueescritora 15-04-2018 en Reseñas y ensayos. Comentarios (0)


¿Sabes cuáles son los diferentes usos de la música?

¿Qué es un código radiofónico?

¿Qué son transiciones?

¿Y el silencio... qué función cumple en la música? 

La música es un elemento que nos permite transmitir mensajes y emociones a través de sus composiciones. Se puede emplear para enviar una idea o bien para separar un pensamiento de otro, nos puede transportar a diferentes épocas y situaciones, así como brindarnos diversas emociones con solo una melodía.

En el mundo de la radio existe algo denominado “código radiofónico”, el cual es simplemente una mezcla de elementos que juntos ayudan a organizar los mensajes transmitidos en la radio para que puedan ser adecuadamente recibidos por los radioescuchas. Para que este proceso sea llevado de forma óptima, intervienen tres elementos en ese código, los cuales son la voz, los efectos de sonido y por supuesto la música.

Para comprender de mejor manera la labor de estos factores, debemos comenzar por saber que cada uno de ellos cumple con la función de organizar, separar y hacer entendible los mensajes que se busca transmitir. Centrándonos específicamente en la Música, que es el tema que nos concierne en este ensayo, podemos acotar que ésta tiene tres funciones fundamentales en el proceso, que son separar, ambientar y resaltar los mensajes que lo requieran.

Cuando en radio hablamos de crear separaciones, lo hacemos con una cortina, ésta es una pausa musical que indica que el programa va a cambiar. Si la intención es cambiar de sección dentro de un mismo programa o bien separar un tema de otro que vendrá a continuación, se utilizan estilos de cortinas más breves, con duración de apenas segundos, estas se llaman puentes y ráfagas en el caso donde se desea simplemente separar cosas inmediatas como por ejemplo respuestas en una entrevista.

Cuando lo que se desea es ambientar, se coloca un fondo musical mientras transcurre el programa. Éste nos ayuda a situar al oyente en el tipo de situación que se está tratando, permitiéndonos adecuarlos a un espacio, emoción o situación específica. Y en el último caso, que se trata de resaltar un mensaje, generalmente se emplea con sonidos fuertes de algún instrumento que permite crear énfasis en lo que se dijo o se va a decir a continuación.

Otras técnicas en las que se emplea la música para resaltar mensajes o situación es empleando la fanfarria, que consiste en una melodía interpretada por varios instrumentos de viento y cuerda que se utilizan para resaltar majestuosidad en temas concernientes a la realeza o hechos de gran publicidad, generalmente. Estas melodías dan la impresión de agrandar o resaltar de forma elegante la importancia del tema o persona que está presentando.

Por otra parte, los momentos donde es más evidente la función de la música son en la presentación y despedida de los programas, ya que cada uno de ellos adopta, por decirlo de algún modo más simple, una melodía ya existente o bien crea una nueva, que sirva de identificación para su programa y permita que las personas al escucharla, reconozcan automáticamente a qué está representando.

Para que esto tenga validez y sentido lógico, la música empleada a modo de identificación debe ir de la mano con los temas a tratar en el programa que está presentando, su letra (si la tiene) y su melodía deben poder comunicar la esencia de los temas que ese espacio va a transmitir. Esto se ve comúnmente en todos los programas de radio y televisión, sean de la índole que sean: entrevistas, novelas, programas de opinión, etc.

Las transiciones son otra técnica que aunque muchas personas, al tratarse de música, pueden confundirla con una cortina, su función es totalmente diferente y es necesario aclararlo. Las transiciones musicales tiene el deber de transportar al receptor pero manteniendo enlaces de tiempo e incluso de narración, es decir, en el caso de las cortinas, se utilizan para crear un punto y aparte entre un segmento y otro, en cambio las transiciones podemos explicarlas más claramente colocando de ejemplo una historia, donde la música nos permite apreciar la evolución de ésta, el pasar del tiempo y las escenas de una forma más delicada y pausada, enlazando una escena o una situación con la otra, en lugar de separarlas.

De esta forma, una técnica nos va enlazando con otra, ya que en temas como las cortinas o las transiciones musicales, resalta otro punto importante a tomar en cuenta en la musicalización de programas que es la mezcla de audio. Estas mezclan son los arreglos o correcciones necesarios que se deben realizar a ciertas piezas musicales para permitir que encajen en el punto que se desea, corrigiendo el volumen, la calidad, efectos o cortes que se le debe realizar a la música para que engrane a la perfección con lo que se desea presentar.

Por supuesto, todo evoluciona con el tiempo, las personas, los programas, la tecnología y junto a eso la música. Con la evolución de la electrónica se ha podido crear nuevas melodías y estilos de forma mucho más fácil y rápida. Con la tecnología se ha podido grabar, editar, ajustar cada efecto, cada nota y cada voz.

Por último, entre todos los deberes y técnicas que posee la música para sus diferentes usos, existe el silencio. Puede resultar confuso, ¿acaso la característica del silencio no es precisamente que no tiene sonido?, ciertamente, pero sí tiene una labor muy importante a nivel musical en cualquier tipo de producción.

El silencio sirve para enfatizar, incluso más de lo que podría hacerlo una nota musical, dependiendo del caso. Funciona para marcar quiebres y transiciones e incluso puede brindar emociones si es usada con astucia. 

Reseña de Loving Vincent: ¿Podemos tomar la muerte para ir a una estrella?

Escrito por blueescritora 13-04-2018 en Reseñas y ensayos. Comentarios (0)


Loving Vincent (o Cartas a Van Gogh, como es nombrada en Latinoamérica), es una película biográfica que narra los acontecimientos tras el supuesto suicidio del famoso pintor Vincent Van Gogh. Este largometraje es la primera película animada pintada en óleo con las mismas técnicas y estilos que empleaba el propio Van Gogh en sus obras.

La historia inicia en el año 1891, un año después de la muerte de Van Gogh, cuando Armand, un joven cuyo padre era cartero y amigo del artista, se embarca en una travesía para entregar una carta que había dejado Vincent a su hermano Theo Van Gogh.

Durante su viaje Armand se topa con muchas personas que conocían al para ese momento, incomprendido y “loco” pintor; todos tenían algo diferente que contar sobre su muerte y aún más sobre su vida.  En este sentido, la obra que nos presentan Dorota Kobiela y Hugh Welchman, quienes estuvieron a cargo de la dirección de esta animación, no se basa en la historia oficial sobre la muerte del artista, sino que por el contrario, de una manera muy inteligente te permite adentrarte en los hechos a tal punto que puedan surgir en cada espectador conclusiones propias sobre los acontecimientos que envolvieron su muerte y que hasta hoy en día no han podido ser explicados totalmente.

A medida que se desarrolla la historia, Armand va conociendo cómo era la infancia del artista y su relación con su hermano, quien parecía ser un gran apoyo en su vida tanto a nivel emocional como económico, ya que Theo se encargaba de costear todos los gastos que implicaban los materiales artísticos con los que Vincent trabajaba. Al descubrir que Theo había muerto seis meses después que su hermano y sin conocer la dirección de su viuda, el joven decide viajar a Auvers-Sur-Oise, el poblado francés donde Van Gogh murió, en busca del doctor Gachet, quien trataba la depresión de Vincent y lo había apoyado en sus últimos momentos de vida.

La dirección de esta animación la llevaron de una manera tan original y óptima que es imposible no sentirse hipnotizado al comenzar a adentrarse en la historia, pues cada paisaje y cada rostro presentado en la película es literalmente una obra de arte distinta que te maravilla más que la anterior. La mezcla de colores y paisajes con los que juegan durante el recorrido te hacen sentir que verdaderamente te encuentras dentro de una pintura viviendo junto a Armand cada uno de esos momentos.

Al finalizar su viaje, Armand está convencido de que la muerte del atormentado pintor no se trató de un suicidio, sino de un accidente causado por un tercero y que él en medio de su bondad y su propia depresión, intentó encubrir como un suicidio, sin embargo, no tiene mayores pruebas al respecto y comprende que el descubrirlo no cambiará nada. Poco después de volver a casa, su padre Roulin le entrega una carta de la viuda de Theo Van Gogh, donde ésta le agradece haber hecho llegar la nota de su difunto cuñado hasta ella y le transcribe una copia de ese escrito para que ellos pudiesen conservarla también.

Loving Vincent nos brinda una perspectiva amplia de los hechos, con un final abierto que deja a libre entendimiento la conclusión de lo ocurrido con la misteriosa y trágica muerte de quien pasó de ser en vida un pobre incomprendido, a ser uno de los artistas más influyentes de la historia.

La verdad tras su llamado suicidio posiblemente sea para siempre una incógnita en la historia, pero esta producción se ha encargado de dejar una huella gigante que honre el talento del artista, realizando a nivel visual un trabajo nunca antes visto con pinturas totalmente hechas a mano que permiten plasmar cada segundo la esencia de Van Gogh, mientras que a nivel de la historia nos demuestran  que no todo en este mundo es siempre lo que parece y eso incluye a las personas. Sin duda alguna, no podría existir una mejor manera de hacer honor a un genio como él.

-Blue

Miradas de papel

Escrito por blueescritora 13-04-2018 en Historias cortas. Comentarios (0)

La rutina matutina es lineal y monótona.

Él abre sus ojos, se extiende para apagar la alarma de su teléfono, que reposa en una pequeña mesa de noche al lado de su cama, luego, con las pocas ganas y energía que tiene, se levanta. En su espejo de cuerpo entero logra ver su figura, un enclenque hombre de papel, mal dibujado, sin relieves ni colores vivos, sus extremidades suenan y se doblan cuando las mueve... ya se ha roto uno que otro dedo, los cuales permanecen pegados con cinta transparente. 

En algún otro lado, ella sigue el mismo patrón diurno. Prosigue a cepillar sus dientes y vestirse, repasando los quehaceres del resto del día. Metro, oficina, redacción de informes, metro, casa. Organiza su bolso para poder salir, sin olvidar su paraguas por si llueve, la lluvia sería fatal para ella. 

Vagan como si no tuviesen realmente una dirección, él mira a su alrededor y en las miradas de los demás se siente acompañado, pues pareciera que aquellas personas que lo rodean ahora en el bus tampoco saben a dónde quieren ir. Ella se para frente el andén del metro y a su lado una joven le sonríe, ésta tiene relieve, sus colores son vivos, igual que ella... ella es carne, es sangre y risas.

Se preguntó qué hacen esas personas que suele ver en las calles, aquellas que no son papel, las ve a veces solas, a veces de la mano de otro igual a ellos, se preguntó de dónde vendrían, qué encontraron, a dónde van. 

Aún inmersa en sus pensamientos su subconsciente sabía que sus pies habían pasado la franja amarilla del andén, el resto de ella no volvió en sí hasta sentir como un bofetón la brisa que traía consigo el vagón. 

Él miraba a las personas en el bar, mientras secaba los vasos que alguien más ya se había encargado de lavar. "El papel es tan frágil", pensó viendo a aquellas personas... "pero a la vez, sus cortadas arden como el demonio".

Un hombre meditaba con lágrimas dibujadas en el blanquísimo papel de su cara, en medio del local, totalmente solo, mientras, una pareja estaba sentada al fondo de aquella escena, ya había visto personas como ellos, de carne y hueso, de sonrisas y lágrimas húmedas. Él no quiso atenderlos, aquellos que eran distintos solían mirar con lástima a los hombres de papel, o al menos eso sentía él. 


Caída la noche se encaminó hacia casa, ella había llegado a la parada del metro, pero decidió mejor caminar.

A mitad del trayecto empezó a ver que las figuras de papel a su alrededor empezaban a correr, no comprendió hasta que cayó en su hombro la primera gota de lluvia, se quejó y rápidamente abrió su paraguas. Visualizó a todas las personas, los de papel corrían a cubrirse del agua, los de carne no tenían prisa, ellos parecían nunca tener prisa.

Miró sus manos, les dio vuelta, comprobando lo planas, delicadas y opacas que eran... bajó el paraguas. 

Él se paró frente a la parada del bus, luego de seis o siete minutos ahí comenzó a llover y se cubrió en el techo que hacía la entrada de una tienda de ropa.

Al poco tiempo la vio. Papel blanco, como si nunca hubiese sido pintado, parada en medio de la plaza con su paraguas abajo, esperando que el agua la consumiera, la rompiera, la...

Ni siquiera lo pensó, no se dio cuenta si quiera cuando lo hizo hasta que chocó con ella, sintiendo el agua que también caía por su sensible figura mientras la levantaba y regresaban juntos al techo de la tienda. Ella no le habló, sólo lo miró cuando él la sentó en un escalón. Él estaba mal coloreado, y la pintura ya se había escurrido por su figura, sus hombros se empezaban a rasgar debido a que estaban mojados. 

-¿Estás bien?

La voz de ambos sonó en aquella pregunta, pero corneta de un autobús interrumpió la respuesta. Él dijo que debía irse, se montó en el bus y la dejó ahí, sentada, con la piel a punto de romperse y el corazón latiendo como jamás lo había hecho.

Él no podía quitarse el rostro de ella de la mente, su silueta un tanto mal recortada, el bonito delineado de sus ojos, pensó que aún si estar pintados eran tal vez los más lindos que había visto.

No podía comprender, sabía que en la vida pasaban cosas malas, él mismo había sufrido muchas veces, pero qué habría llevado a una joven como aquella a esas medidas.

La vida era dura, era difícil, pero hasta ese momento no se había detenido a pensar en que era tan hermosa en el momento justo, cuando más necesitas que lo sea te das cuenta y lo ves…

Ves la oportunidad por la que rezabas, ves aquel regalo que querías, la mariposa que adorna la ventana, la risa de los niños que aún no se preocupan ni temen, sientes ese abrazo que necesitabas, ves esos lindos ojos.

Las personas lo miraban, los de papel y los de carne, volteaban a verlo como si se tratara de algo extraño, tal vez tenía los hombros muy rotos, o la pintura regada. Bajo del autobús y abrió la puerta de su departamento, pasó la cerradura y volteó hacia el balcón para colgar su paraguas pero se detuvo en seco al ver su reflejo en el espejo. 


Él volvió a aquella parada una hora después de haberla dejado. Cuando vio su reflejo en el espejo de cuerpo entero sin poder creerlo, una y otra vez seguía pasando sus manos por su cara, sintiendo su cabello, miraba sus brazos, rellenos, coloridos... él ya no era papel.

Corrió lo más rápido que dieron sus pies hasta la parada donde había dejado a aquella joven, corrió y corrió, a veces no te das cuenta de las cosas importantes hasta que lo ves directamente, las personas de papel no solían reconocer ciertas cosas cuando las tenían frente a ellos. 

Ella no estaba ahí, cómo iba a estarlo…

La lluvia ya había parado, las farolas iluminaban toda la calle. Él se quedó ahí, pues tal vez ella volvería. Pasó una, dos, tres horas sentado en las escaleras del local donde antes la había dejado, pero ella no apareció. Tal vez ella seguía igual, tal vez el agua la había desgarrado, tal vez solo él había sentido eso. Lo único cierto es que la noche fue su única acompañante a casa.

Ella se paró frente a aquellas escaleras, a la misma hora que recordaba haber visto a aquel hombre. Intentaba mantener vivo el recuerdo, sus colores cayendo por su figura, su voz preguntando si estaba bien y sus ojos negros. Temía que si empezaba a olvidar los detalles, dejaría de sentir la sangre bombear por sus venas, su cabello volvería a perder su color y sus mejillas se cortarían con la brisa.

Miraba su reflejo en la entrada de aquel local, y creyó que de tanto recordarlo ya lo estaba imaginando ahí parado. Lo veía a través del reflejo del cristal, parado detrás de ella en aquel punto donde corrió a tomar el autobús aquella noche, no fue hasta que volteó y su mirada se topó con el reflejo de ella que ésta comprendió que no lo estaba imaginando una vez más.

Al girar, él estaba a los pies de las escaleras, ella cuatro escalones más arriba, los bajó uno a uno. Lo miraba impactada, tal vez con la misma cara que él tenía mirándola a ella.

Él dudó, se veía tan diferente. La tomó con ambas manos por los hombros, asustándola, entonces vio sus ojos perfectamente delineados, ahora con un color miel que brillaba tal como él se lo había imaginado. Ella detalló su rostro, ahora más vivo, sus ojos negros fijos en los de ella, era él.

-  Te esperé durante horas – dijeron ambos, sorprendiéndose uno al otro.

-  Tal vez un poco más que eso – culminó ella.